Friday, 10 July 2009

Sabiduría Perenne


Los cuentos de Nasrudin son enormemente adictivos, humoristicos, y ayudan a reflexionar, aportandonos mucha sabiduria. Nasrudin es un personaje mítico que se ha ido transmitiendo a traves de cuentos sufíes. Hoy os posteo 2 relatos muy divertidos

Un día los aldeanos decidieron hacerle una broma a Nasrudin
Puesto que se suponía que era un hombre santo de alguna clase indefinible, fueron a verlo y le pidieron que pronunciara un sermón en la mezquita, a lo que accedió
Sopa de pato y la barca q se hunde

Cuando llego el día, Nasrudin subió al pulpito y dijo:

--Oh, pueblo ¿Saben ustedes lo que voy a decirles?
--No, no lo sabemos—gritaron
--Mientras no lo sepan, no podré hablarles. Son demasiado ignorantes para poder hincar algo con ustedes—dijo el Mulá, lleno de indignación porque gente tan ignorante le hiciera perder el tiempo. Descendió del pulpito y se fue a su casa

Algo mortificados, fueron nuevamente a la casa del Mulá y le rogaron que el viernes siguiente, día de oración, predicara
Nasrudin comenzó su sermón repitiendo la misma pregunta
Esta vez, la congregación contesto al unísono:

--Si, sabemos
--En tal caso—dijo el Mulá—no es necesario que los demore. Pueden retirarse.
Y regreso a su casa
Fue convencido por tercera vez para que predicara
Ese viernes, comenzó preguntándoles como antes
--¿Saben o no saben?
--Algunos sabemos y otros no—Perfecto—dijo Nasrudin--. Entonces los que saben que transmitan su conocimiento a los que no saben
Y se fue a su casa

---------------------------------------------------

Nasrudin apostó que podía pasar una noche en una montaña cercana y sobrevivir, a pesar del hielo y la nieve
Varios bromistas que se hallaban en la casa de te aceptaron juzgar los resultados
El Mulá tomo un libro y una vela y se paso sentado en la montaña la noche mas fría de su vida. A la mañana siguiente, medio muerto, reclamo su dinero
--¿No tenias nada para mantener el calor?--le preguntaron los aldeanos
--¿Ni una vela siquiera?
--Si, tenía una vela
--Entonces la apuesta queda anulada
Nasrudin no discutió.

Algunos meses mas tarde, invitó a aquellas personas a un banquete a su casa. Se sentaron en la sala de recepción, esperando la comida
Pasaron las horas
Comenzaron a inquietarse por la comida
--Vayamos a ver como anda—dijo Nasrudin
Todos se dirigieron a la cocina. Allí encontraron una olla enorme, llena de agua, bajo la cual ardía una vela
El agua ni siquiera estaba tibia
--No esta lista aun—dijo el Mulá--. No se porque: ha estado ahí desde ayer

2 comments:

mar said...

Me gusta la filosofia de este hombre jeje.
Una gran leccion.
Un besito y una estrella.
Mar

jairo F.Quindós said...

un voto más tienes amigo bloguero tu entrevista y filosofia me ha echo decantarme por tu blog sigue asi y na animo el año que viene haremos mejor papel